¿Sabías que el 30% de la población mundial sufre de dolor crónico?

Salud
  • Cuando el dolor supera los seis meses, pasa a ser considerado una enfermedad.
  • La Clínica Anglo Americana es la única en el Perú que cuenta con un médico sub-especialista en Medicina del Dolor.
  • La artritis o síntomas del cáncer, pueden ser tratados a través de su estrategia multidisciplinaria que involucra desde terapia física y procedimientos mínimamente invasivos, hasta psicología.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) el 30% de la población mundial sufre de dolor crónico. Éste es también la principal causa de asistencia al médico; en ocasiones puede tener un origen evidente, que se trata y finalmente desaparece. Otras veces, persiste debido a modificaciones en el sistema nervioso; es ahí, donde empieza el problema; y es importante ser evaluado por un especialista.

La Clínica Anglo Americana, que va camino al centenario, es la única en el Perú que cuenta con un médico en la subespecialidad de Medicina del Dolor; la cual se encarga de prevenir, evaluar, diagnosticar e incluso rehabilitar esta afección. Esta especialidad está dirigida hacia aquellos que sufren de un dolor crónico de cualquier etiología.

“El dolor es por definición, una experiencia sensorial y emocional, que puede también derivar en un problema social: (familiar, laboral) ya que resulta frustrante para el paciente convivir con esta enfermedad”, aseguró el Dr. Rodrigo Díez Tafur; sub-especialista en Medicina del dolor por la Universidad de McGil; y único médico peruano certificado por el World Institute of Pain en intervencionismo en dolor.

Para tratar esta enfermedad, se requiere de un equipo profesional multidisciplinar que reúna las especialidades de rehabilitación y medicina física, neurología, traumatología, psicología y nutrición. 

Afortunadamente, se siguen incorporando en nuestro país nuevas herramientas para su adecuado tratamiento como la neuroestimulación, que consiste en implantar un pequeño dispositivo debajo de la piel, el cual, a través de un electrodo colocado en la médula, envía estímulos eléctricos a la zona adolorida pudiendo mejorar la funcionalidad o controlar el dolor entre un 50 a un 100%.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *