Se redujo contaminación sonora en Lima durante el estado de emergencia sanitaria

Ciudad

·         La Municipalidad de Lima informó que en el periodo de aislamiento social obligatorio, las avenidas de alto tránsito del Cercado cumplieron con los estándares de calidad ambiental (ECA) para ruido.

La inmovilización social obligatoria, establecida por el Poder Ejecutivo a partir de la emergencia sanitaria por la propagación del COVID-19, ha generado varios efectos en el ambiente.

El monitoreo actual sobre la calidad del aire y la contaminación sonora en el Cercado llevado a cabo por la Municipalidad de Lima, en convenio con el Grupo Qaira S.A.C. y con financiamiento del Grupo de Liderazgo Climático-C40, demuestra que hubo una reducción de 7.34 dB (decibeles) respecto a la semana previa a la aplicación de la inmovilización social obligatoria. Esto representa una descenso de poco más del 75% del ruido ambiental registrado durante la noche en la Av. Abancay, una de las avenidas más concurridas de la capital.

Para entender mejor qué significa esta variación en nuestro ambiente es necesario responder algunas cuestiones.

¿Qué tipo de ruido ha disminuido?

Se ha determinado que las principales fuentes generadoras de contaminación sonora provienen del comercio ambulatorio motorizado, los colectivos y el parque automotor. Este último es el responsable del 80% del ruido en la ciudad.

Todas ellas fueron interrumpidas por la emergencia sanitaria nacional, lo que ha generado que, por primera vez en años, se cumplan en zonas de alto tránsito, como la Av. Abancay, los estándares de calidad ambiental (ECA) para ruido. Así, se reportaron valores por debajo de los establecidos para una zona comercial (70 dB en el día y 60 dB en la noche), en contraste con los registrados previos a la cuarentena (80 dB en promedio y picos de hasta 109 dB).

¿Cómo afecta a nuestra salud?

El ruido es uno de los factores ambientales más importantes a nivel de salud pública. Si bien son conocidos los efectos directos que tiene en la audición, existen niveles perjudiciales que pueden contribuir a enfermedades cardiovasculares, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Asimismo, la Comisión Europea afirma que este perturba el sueño, afecta el desarrollo cognitivo infantil y puede provocar enfermedades psicosomáticas que afectan el desempeño laboral y físico.

¿Qué se hace para mitigar este problema?

Recientemente, la Municipalidad de Lima lanzó el proyecto de monitoreo de la calidad del aire y de contaminación sonora en la capital, bajo un nuevo sistema en red basado en tecnología de ciudades inteligentes, con sensores de bajo costo para conocer, en tiempo real, los niveles sonoros a los que están expuestos los limeños.

Asimismo, durante el 2019 se realizaron 205 supervisiones y operativos nocturnos para hacer frente a esta problemática. También se brindó apoyo técnico a otros distritos en la atención de denuncias ambientales por este tipo de contaminación, así como en el uso del sonómetro y la elaboración de mapas de ruido.

Con respecto al marco normativo, la comuna capitalina cuenta con la Ordenanza N° 1965 para la prevención, supervisión y control de la contaminación sonora. Estas acciones son lideradas por el Grupo Técnico Metropolitano de Calidad del Aire, que viene desarrollando un plan de acción en el que participan todos los distritos de la capital.

Desde la Municipalidad de Lima se siguen promoviendo esfuerzos, con el compromiso de generar soluciones para mantener los bajos índices de ruido y resguardar la salud de los ciudadanos.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *