Por filmar una película, Héctor Bonilla se salvó de acudir a Tlatelolco

Internacional Portada

Fuente: Diario El Universal México

 

Ciudad de México.- Hoy domingo se cumplen 54 años desde los acontecimientos que cubrieron al 2 de octubre, cuando miles de estudiantes se concentraron en la Plaza de las Tres Culturas, en Tlatelolco, para enunciar sus consignas en búsqueda de manifestar descontento por la represión en nuestro país, teniendo lugar una de las masacres documentadas más cruentas en la historia de México, pero así como miles de personas se dieron cita aquella tarde, el actor Héctor Bonilla estuvo a punto de vivir la masacre a carne viva, siendo la filmación de una película lo que lo salvó.

En el marco de las manifestaciones de 1968, Héctor Bonilla ya había comenzado su carrera en la actuación, luego de abandonar sus estudios de Derecho. En esa época, el actor tenía 29 años y estaba a punto de trabajar en la puesta en escena “Fuenteovejuna” que, de acuerdo con las palabras del actor, se trataba de una obra con un argumento contestatario, pues habla del abuso de poder y la fuerza colectiva.

Pese a que la obra ya contaba con ensayos avanzados, composiciones originales del músico brasileño Carlos Lira, y con la confirmación de los actores que darían vida a los personajes principales; Julissa y Bonilla, el director José Luis Ibáñez decidió cancelarla.

En una entrevista que concedió el actor en 2019, recordó que el cineasta indicó que no presentar la obra era lo mejor, ya que Gustavo Díaz Ordaz, el presidente en curso, no estaría de acuerdo con la puesta en escena: “Me va a matar”, Héctor recordó que esa fue la frase que uso el dramaturgo para justificar la cancelación de “Fuenteovejuna”.

Tras la suspensión de la obra, Bonilla recibió el ofrecimiento de unirse a la filmación de la cinta “Narda o el verano”, producción que se llevaría a cabo en Acapulco, motivo por el que tenía que viajar con prontitud a las costas de Guerrero. “Estaba filmando en Acapulco el 2 de octubre, entonces no fui a Tlatelolco”, de no ser así, “ahí hubiera estado seguramente”, dijo.

Cuando se le preguntó al actor cómo recordaba los acontecimientos del 2 octubre en el presente, indicó que fue un enfrentamiento de las vocacionales politécnicas y las preparatorias de la UNAM, luego de un partido, lo que detonó la visibilizarían de la represión en la que estaba sumergida no sólo la comunidad estudiantil, sino toda la población mexicanas.

“La represión tomó su verdadera cara y la actitud de Díaz Ordaz (fue) totalmente siniestra”, indicó. En años posterior, el actor participaría en una de las primeras películas que habló de lo ocurrido; “Rojo amanecer” (1989), dirigida por el cineasta Jorge Fons, fallecido el pasado 22 de septiembre.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *