¿Cómo el consumo de proteínas nos ayuda con nuestro objetivo de control de peso?

Empresarial Noticias Portada Salud

Las proteínas son macronutrientes y tienen como función principal la formación de tejidos (uñas, huesos, piel, músculos, entre otros); sin embargo, su consumo se asocia también con beneficios como una mayor sensación de saciedad y con un mayor efecto térmico inducido por la dieta en comparación con la grasa y los carbohidratos lo cual contribuye al control del peso corporal. ¿Cómo se produce esto?

Talía Pinto León, miembro del Consejo Consultor de Nutrición de Herbalife, señala que todo radica en el tiempo que toma digerir las proteínas en comparación por ejemplo con los carbohidratos simples. Aquí las diferencias:

  • Procesar o digerir las proteínas requiere aproximadamente 3 horas sumado a la sensación de saciedad que otorga el consumo de proteínas. Durante esas horas el cuerpo invierte energía en realizar el proceso de digestión lo que se traduce en un gasto de energía porcentualmente mayor. Mientras más tarde el proceso de digestión, más energía usa el cuerpo para ella.
  • Por el contrario, procesar y digerir carbohidratos simples tarda entre 30 minutos y 1:30 horas como máximo, motivo por el cual nuestro cuerpo obtiene de forma muy rápida energía. Si no es empleada inmediatamente en alguna actividad que genere un gasto relevante de calorías, pasa a formar parte de los depósitos de grasa de nuestro cuerpo y permanece ahí hasta que necesitemos utilizar esas reservas.

 

Por ello es de suma importancia que las personas que se encuentren en un plan de control de peso tengan una adecuada ingesta de proteínas en su dieta, sumado a que el consumo suficiente de proteínas de buena calidad contribuirá al mantenimiento de la salud.

Las proteínas pueden ser incluidas en todos los horarios de alimentación, así por ejemplo podríamos incluir lácteos descremados como leche, yogurt y queso o huevos en nuestro desayuno; y carne magra de res, pollo, pescado, cerdo, pavo, pato o menestras en nuestro almuerzo y cena.

Si no fuera posible cubrir nuestros requerimientos de proteínas a través de la dieta, se podría considerar incluirlas bajo la forma de suplemento nutricional. Hoy en día existen en el mercado un sinnúmero de suplementos o batidos de proteínas que bien podrían ayudarnos. Lo importante es saber cuál es la fuente de proteína de dichos batidos o suplementos pues si la fuente es de alto valor biológico (huevo, leche, soya) es mucho mejor.

Se debe siempre tener en mente la importancia de visitar a un especialista en nutrición si queremos tener una guía individualizada que considere con exactitud cuántas proteínas y otros nutrientes debemos consumir.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *