Veintiséis obras se suman a la colección de arte tradicional y artesanía que quedará como legado del Bicentenario

Cultural Portada

Proyecto Especial Bicentenario recibió los trabajos y reconoció a los artesanos y artistas tradicionales de 18 regiones por difundir la identidad y diversidad cultural. 

 

La Colección de arte tradicional y artesanía del Bicentenario, legado que dejará a la ciudadanía el Proyecto Especial Bicentenario del Ministerio de Cultura por los 200 años de la consolidación de la independencia del Perú, suma 26 nuevas obras de diversas regiones. Cada pieza refleja las costumbres y tradiciones de nuestro país y contribuye a la difusión de la diversidad cultural, así como al fortalecimiento de la identidad nacional.

Estos trabajos fueron seleccionados de un total de 147 obras que se presentaron en la segunda edición del Concurso Nacional de Arte Tradicional y Artesanía Bicentenario, desarrollado este año. Por ello, los creadores de las obras ganadoras fueron reconocidos como personajes del Bicentenario en una ceremonia en el Ministerio de Cultura, la cual fue presidida por el director ejecutivo del Proyecto Especial Bicentenario, Percy Barranzuela.

“Estamos trabajando en una conmemoración del Bicentenario del Perú reivindicativa, no solo con aquellos peruanos que formaron parte de ese grupo anónimo que luchó en el proceso de la independencia, sino también con quienes, en la actualidad, a través de distintas manifestaciones como el arte, colaboran en la difusión y preservación de la riquísima diversidad que tenemos en el Perú (…) Maestros y maestras del Perú, tienen en el Proyecto Especial Bicentenario un aliado para poner en valor su arte, y para que sus obras y sus nombres sean reconocidos por las próximas generaciones. ¡Felicitaciones por ser los ganadores del concurso de arte tradicional y artesanía!”, dijo Barranzuela.

Este conjunto de obras procedentes de 18 regiones del Perú contiene variados trabajos de tallado e imaginería, pinturas, mates y huingos, textiles, cerámicas, joyas y productos elaborados con fibras vegetales, así como artesanías nuevas no identificadas.

Como parte de la colección encontramos obras como “El Trapiche” de Dilver Cruz. Se trata de 11 piezas talladas en piedra caliza que dan vida a una tradición arraigada del distrito de Magdalena, en Chachapoyas, Amazonas. Este trabajo preserva una herramienta ancestral que se usa para moler la caña.

Otro ejemplo es el “Chumpi andino”, creado por Marcelino Pomataylla con la técnica arwi. Esta faja tradicional de Ayacucho fue tejida a mano con lana de ovino, no solo es una obra artística, sino un símbolo identitario de la región por su utilidad en diferentes etapas de la vida, desde el nacimiento hasta la adultez, y fiestas o ceremonias.

Con su tupu trabajado en plata, Zolia Peña, de Cusco, preserva técnicas como el repujado y cincelado que datan de épocas incas. Este adorno, usado por mujeres campesinas y en ceremonias especiales, lleva grabados el sol y la luna, símbolos del matrimonio incaico.

De otro lado, el retablo costumbrista tucumano de José Granados, elaborado íntegramente en hojalata, es una obra monumental que cuenta la historia y creencias del pueblo de Túcume, en Lambayeque, mostrando sus deidades y símbolos culturales.

Estas obras, junto con otras provenientes de regiones como Áncash, Arequipa, Cajamarca, Callao, Huancavelica, Junín, Lima, Piura, Puno, San Martín, Tacna, Tumbes y Ucayali, conforman un mosaico representativo de la diversidad cultural del país.

Con esta reciente incorporación, la Colección de Arte Tradicional y Artesanía del Bicentenario está conformada ahora por 52 obras y se convierte en un legado invaluable para la ciudadanía en este momento celebración de los 200 años de la independencia.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *