Ministra de Cultura encabezó homenajes a Basilio Auqui y Cangallo por 200 años de resistencia en la guerra por la independencia

Cultural Portada

Ministra Gisela Ortiz señaló que el legado de resistencia de los pueblos que lucharon por la libertad debe guiar nuestra lucha contra flagelos sociales. 

 

Un día como hoy, en 1824, el pueblo de Cangallo fue quemado por el ejército realista en represalia por la victoria patriota en la batalla de Secchapampa. 

 

Ayacucho.- El legado de valentía y amor por la patria que demostró el pueblo de Cangallo, al mando de Basilio Auqui, en la guerra por la independencia, debe guiar a los peruanos y las peruanas en las luchas pendientes que demanda el país, remarcó hoy la ministra de Cultura, Gisela Ortiz, al encabezar la conmemoración por el bicentenario de la resistencia histórica de dicha provincia.

“El sacrificio de Basilio Auqui y de Cangallo tiene que conocerse, defenderse y escribirse en los libros de historia. Su legado tiene que acompañarnos en la lucha que tenemos pendiente contra la desigualdad social, el analfabetismo, la anemia y contra el flagelo de la corrupción. Ese compromiso de resistencia que asumieron los pueblos de distintos rincones del país en la independencia es el que debemos asumir nosotros hoy, en el inicio de las conmemoraciones del bicentenario hacia el 2024”, afirmó la ministra.

En la ceremonia por los 200 años de la resistencia histórica de Cangallo, organizada por el Proyecto Especial Bicentenario y la Municipalidad Provincial, también estuvieron presentes el alcalde de Cangallo, Daniel Roca Sulca; el director ejecutivo del Proyecto Especial Bicentenario, Hildebrando Castro Pozo Chávez; y el congresista Álex Flores, presidente de la Comisión de Cultura del parlamento, quien recordó la reciente aprobación de una ley que declara el 28 de noviembre como Día de la Batalla de Secchapampa, gesta en la que lucharon los cangallinos, los morochucos y Basilio Auqui.

Como parte de los actos conmemorativos, se realizó la develación de un monumento a Basilio Auqui, en la alameda que lleva su nombre; y una estatua de la Virgen de Asunción, patrona de la provincia de Cangallo, en la zona de Huaccanapata. Hubo bailes y representaciones artísticas a cargo de delegaciones de los pueblos de Chiara, Sarhua, Hualla, Ocros, Los Morochucos, Chuschi, Totos Paras y María Parado de Bellido.

Hace 200 años, el 17 de diciembre de 1824, en plena guerra por la independencia, el pueblo de Cangallo fue quemado y su población masacrada por orden del general español José de Carratalá, después de que sus tropas cayeran en la batalla de Secchapampa ante los aguerridos morochucos y su líder Basilio Auqui, quien a sus 75 años siguió combatiendo hasta que fue traicionado, capturado y fusilado en Huamanga.

Al conocer estos trágicos hechos, y en reconocimiento a la valentía de la población, el general don José de San Martín ordenó reedificar Cangallo y la llamó Heroica Villa. Más tarde, en 1825, Simón Bolívar la reconoció como provincia y; mediante ley del 28 de mayo de 1828 se le dio el título de Heroica Provincia de Santa Rosa de Cangallo.

Es por ello que esta ceremonia se desarrolló con el objetivo de homenajear la memoria de los héroes y heroínas de Cangallo, liderados por Auqui, y propiciar la reflexión en torno a los levantamientos y luchas de los sectores populares en la independencia.

Cabe mencionar que, a través de estas conmemoraciones históricas, el Proyecto Especial Bicentenario busca promover el orgullo y la identidad cultural de los ciudadanos ayacuchanos y peruanos en general, rumbo al año 2024, cuando se conmemorará el bicentenario de las batallas de Junín y Ayacucho que sellaron la independencia del Perú.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *