Cómo la felicidad mejora la salud física y mental

Empresarial Noticias Salud

En todo el mundo, cada vez la gente más desea acceder a recursos que les ayuden a lograr una mejor salud mental, e iniciar el camino hacia la paz interior. A medida que la gente se esfuerza por tener una mejor salud mental, es importante comprender el impacto que tiene la felicidad en el bienestar mental y en la salud general. Y es muy importante también, comprender que las personas mismas pueden crear su propia felicidad.

 

¿Qué hace feliz a la gente?

Según una encuesta de Ipsos, entre aquello que le da “la mayor felicidad” a la gente, destacan la salud y el bienestar (tanto físico como mental), la familia (pareja/cónyuge e hijos) y tener un propósito. Luego siguen las condiciones de vida, la sensación de seguridad y control, estar en la naturaleza, tener un trabajo significativo y tener más seguridad financiera.

Si bien el camino hacia una mejor salud y su relación con la felicidad puede ser relativamente directo, encontrar nuestro propósito es también un viaje personal que exige que indaguemos profundamente y conozcamos nuestro verdadero ser.

La psicología positiva, el campo que estudia la optimización de la salud emocional y mental, así como la felicidad, descubrió que la gente que tiene un propósito tiende a ser más feliz, indica David Heber, Presidente del Instituto Herbalife y Miembro de la Junta de Asesoramiento de Herbalife.

A continuación, compartimos algunas sugerencias proactivas que los guiarán en su camino para crear su propia felicidad y contribuir a lograr una mejor salud general a largo plazo:

Aliméntense.

La ciencia indica que una alimentación saludable también conduce a la felicidad. El estado de bienestar físico es determinado, en gran medida, por cómo alimentan su cuerpo. El cuerpo es una nave que puede funcionar óptimamente si se cuida bien. Lo hacemos al adoptar el hábito diario de practicar una buena nutrición y un estilo de vida activo y saludable.

 

Realice actividad física regularmente.

Hacer ejercicio con regularidad y mantener un estilo de vida activo es beneficioso para el cuerpo y la mente. Cuando hacemos ejercicio, nuestros músculos y cerebro aprovechan un mayor flujo de sangre que aporta oxígeno y nutrientes a las células del cerebro. Las vías de la dopamina en el cerebro también se estimulan cuando activamos el centro del placer.

 

Hágase tiempo para la relajación.

Hacerse tiempo para la relajación y recargarse es una de las mejores formas de encontrar la felicidad. Una forma efectiva de hacerlo es activando la respuesta a la relajación. Esta teoría indica que la relajación tiene numerosos efectos en el cuerpo, incluyendo bajar la presión sanguínea, el pulso y aquietar la mente. El proceso paso a paso para activar la respuesta a la relajación incluye:

  1. Sentarse tranquilo en un lugar privado.
  2. Relajar los músculos desde la cabeza hasta las puntas de los pies mediante la contracción y relajación de cada músculo.
  3. Concentrarse en la respiración.
  4. Respirar profundamente.
  5. Pensar en una imagen relajante como las olas del mar.

La práctica diaria de tan solo 20 minutos puede recargar la mente y ayudar a dormir mejor por la noche.

 

Encuentre su propósito.

Un principio clave de la Psicología Positiva es encontrar nuestro “por qué” o nuestro propósito. La felicidad realmente surge de vivir la vida que uno elija porque cumple con su propósito personal. Para encontrarlo, consideren estos cuatro pasos:

  1. Encuentren una pasión o algo que les encanta.
  2. Establezcan su misión o qué consideran que el mundo necesita más.
  3. Trabajen para lo que les puedan pagar.
  4. Confíen en saber qué hacen bien.

 

Sea agradecido.

Si bien es más fácil decirlo que hacerlo, las investigaciones en psicología indican que concentrarnos en lo bueno de la vida y expresar gratitud nos hará sentir más felices. Llevar un diario de agradecimientos o un breve listado de agradecimientos todos los días y dar gracias por todo lo que tienen puede ayudarlos a mejorar el ánimo.

 

Ponga el foco en lo que pueden controlar.

Todos nosotros tenemos un círculo de influencia y un círculo de preocupación. El círculo de preocupación está conformado por todos los factores externos fuera de nuestro control, mientras que el círculo de influencia incluye lo que podemos controlar, como los hábitos personales.

Elijan un enfoque proactivo y trabajen en aquello que pueden cambiar. Asumir la responsabilidad por los hábitos y logros personales aumentará la confianza y sentido de felicidad. La felicidad no es accidental o algo que sucede porque sí, sino que se trata de algo que ustedes pueden hacer que suceda.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *